Mascarilla casera

Mascarilla casera de tela: todo para acostumbrarse a ella.

Para protegerse a sí mismo y a los demás del coronavirus, el uso de mascarillas se ha hecho obligatorio para todo el mundo, como en los países asiáticos.

Es factible hacerte  una mascarilla de tela. ¿Cuáles son los mejores modelos?

Joven subiéndose la camiseta para cubrirse la nariz y boca en representación de una mascarilla casera

El coronavirus se transmite por las vías respiratorias a través de gotas de saliva proyectadas hasta un metro de distancia al toser, hablar o estornudar. La transmisión por medio de gotas más pequeñas que el esputo, llamadas aerosoles, no está clara: hay sospechas pero no está confirmado.  Por ello, para proteger tu salud y la de los demás, es esencial permanecer en casa, mantener una distancia segura en la medida de lo posible en presencia de otros, lavarse las manos regularmente, estornudar y toser en el codo.

En situación de desconfinamiento, la mascarilla es imprescindible y obligatoria en el transporte público, y en los taxis o VTC que no tengan protección de plexiglás. También en las tiendas, teniendo en cuenta que el propietario del local puede impedir el acceso a su tienda si no llevas puesta una mascarilla.

Uso de mascarilla para el público en general

Los expertos también recomiendan que las personas usen mascarilla siempre que salgan de cas. Citando el ejemplo de Asia, donde durante muchos años el uso de una mascarilla facial por parte de la población ha sido tanto una medida preventiva como un acto de buena ciudadanía en situaciones epidémicas.

Los gobiernos en general, inicialmente recomendaban que las mascarillas fueran usadas por pacientes y personal sanitario en estrecho contacto con los enfermos, sin embargo han ido cambiando su estrategia. Actualmente en España no hay problemas de suministro y se pueden comprar mascarillas sanitarias en las farmacias, sin problemas. Las mascarillas de tela (no sanitarias) también están disponibles en farmacias, pero también en estancos, supermercados y comercios varios. 

Cómo hacer una mascarilla protectora

Al principio, las mascarillas no estaban disponibles en las farmacias, ya que se reservo el uso exclusivamente para los cuidadores y personal sanitario. Ante esta escasez, y mientras se esperaba la distribución de las mascarillas al público en general, quedaba una opción para los sastres, modistas y aficionados: la mascarilla casera.

¿Cómo proceder?

Varios centros hospitalarios publicaron patrones de costura para que su personal de enfermería que no está en contacto con los pacientes de Covid pudiera fabricar sus propias mascarillas en caso de escasez extrema y de ahí mucha gente se animó a hacer su propia mascarilla casera.

En las redes sociales, los grupos de usuarios de Internet también ofrecen máscaras hechas por ellos mismos, o dan consejos sobre cómo envolver una bufanda o un pañuelo alrededor de la boca y la nariz.

Un modelo Estándar de mascarilla casera

Una gran cantidad de modelos de cualidades heterogéneas y a veces dudosas ha llevado a los gobiernos a poner en marcha una guía de fabricación de mascarilla casera.

En estos documentos se dan consejos sobre el uso y mantenimiento de la mascarilla casera. En los que se detallan los requisitos sanitarios mínimos para la fabricación industrial y artesanal, los materiales que se utilizarán, las dimensiones, los tipos de correas y las pruebas que se deben llevar a cabo para garantizar la calidad de la mascarilla.

Esta misma preocupación por los requisitos sanitarios para que una mascarilla casera sea lo más fiable posible ha llevado también a la Academia de Medicina a dar indicaciones prácticas para su fabricación.

Prevenir las salpicaduras

La mascarilla casera de tela es, menos efectiva que las mascarillas quirúrgicas o FFP2. Sólo evita la proyección de gotas y por lo tanto debe ser reservada para uso no sanitario. Está claro que el personal hospitalario debe «evitar el uso de otros tipos de pantallas (mascarillas de tela, mascarillas de papel, paños atados detrás de la cabeza, etc…) en lugar de las mascarillas quirúrgicas, debido a los desconocidos datos científicos sobre su impermeabilidad.

Menos riesgo de tocar la cara

Para los particulares, la mascarilla alternativa es un complemento que sirve de barrera contra el coronavirus, una protección adicional cuando se trasladan o trabajan. También tiene una ventaja significativa: reduce el contacto entre las manos potencialmente contaminadas al tocar los objetos y la boca o la nariz. Tocarse menos la cara significa menos puntos de contacto para que el virus entre en el cuerpo.

Lavar la máscara de tela a 60 grados

Para que sea eficaz, la mascarilla debe estar bien colocada en la cara. No debe estar enrollada en la frente o debajo de la barbilla. No se debe guardar en el congelador. Y por supuesto, debe lavarse todos los días a una temperatura de 60°C durante al menos 30 minutos.