¿Es recomendable el uso de la mascarilla?

Niño Rubio de ojos azules con mascarilla, para representar si es recomendable el uso de la mascarilla

A la pregunta ¿Es recomendable el uso de la mascarilla?, muchos sostienen que en la actualidad no está suficientemente documentado científicamente el uso de mascarillas contra el virus de la gripe.

Entre los argumentos aducidos para explicar esta posición se encuentra la dificultad de aplicar esta medida a toda la población basándose en el carácter contagioso de los individuos asintomáticos y la importancia de utilizar adecuadamente las mascarillas (ajuste, duración de la eficacia, eliminación segura).

Sobre este último punto, se hace hincapié en que las manos y otras superficies pueden contaminarse cuando la mascarilla se retira sin entrenamiento.

Mal uso de la mascarilla

También se sostiene que el uso de mascarillas inadecuadas, mal ajustadas o contaminadas en la comunidad conferiría una percepción de falsa seguridad, en particular al disminuir el cumplimiento de otras medidas de control de la infección.

Ello podría dar lugar a una pérdida de confianza en esas medidas si posteriormente se percibe que el uso de mascarillas es ineficaz.

Posibilidades económicas

Por otra parte, debemos tener en cuenta para determinar si es recomendable el uso de la mascarilla, la situación económica de las personas dado que una parte de la población no podría permitirse las mascarillas, se prevé que algunos tendrían expectativas de que los programas de salud pública las proporcionaran de forma gratuita.

Por último, la accesibilidad limitada y la falta de disponibilidad de mascarillas en la fase pandémica podrían causar pánico y comprometer el suministro de los centros de atención de la salud.

Conclusiones sobre si es recomendable el uso de la mascarilla

Por consiguiente, la posición inicial de las autoridades de salud pública fue esperar a que se realicen estudios convincentes que demuestren una disminución significativa de la transmisión del virus de la gripe antes de recomendar el uso de la protección contra las gotas en un entorno comunitario.

Sin embargo, parece que una de las razones importantes de esta falta de pruebas está relacionada con el uso indebido del equipo de protección personal (contaminación debida a la colocación o retirada inadecuada de la mascarilla) más que con el equipo en sí, lo que da peso al argumento de que existe un riesgo de autocontaminación por parte de usuarios no informados.

Así pues, la educación y la capacitación en el uso de ese equipo parece esencial.

SI, Razonamientos

La falta de disponibilidad de una vacuna eficaz al principio de la pandemia y la falta de antivirales contra la pandemia constituyen el núcleo del debate en torno al valor de la promoción de medidas alternativas para reducir el impacto de la epidemia en toda la población.

El uso de mascarillas por parte de la población durante una pandemia parece a priori una intervención lógica y sensata dado el papel de la transmisión por gotas.

Se trata de una medida técnicamente sencilla que plantea poco o ningún riesgo para la salud de las personas.

Centros de salud

Se recomienda en los centros de atención de la salud para proteger a los trabajadores de la salud y reducir la transmisión de personas sintomáticas.

Además, algunos planes nacionales recomiendan que la mascarilla sea usada en casa por la persona enferma o el cuidador.

Si se utiliza correctamente, la mascarilla debería ser capaz de reducir o al menos retardar la transmisión del virus. Esto podría permitir a una parte de la población escapar de la primera oleada y ahorrar tiempo para recibir la vacuna de la cepa pandémica.

Si el uso de mascarillas se considera válido como medida de protección en estas circunstancias, podría argumentarse que debería ser igualmente válido para proteger a los individuos de la comunidad, siempre y cuando se sigan las precauciones básicas.

Sin embargo, este argumento es rechazado por algunos que sostienen que el riesgo en el ámbito de la atención de la salud no es el mismo.

Si bien es cierto que la exposición a personas enfermas es mayor en el ámbito de la atención de la salud, el estrecho contacto que puede producirse en el transporte público, por ejemplo, durante una pandemia con personas infectadas, sintomáticas o no, puede ser una razón para reducir al mínimo el uso de este medio de protección personal.

Además, esta medida reduciría el impacto de la pandemia en el sistema de atención de la salud y, al mismo tiempo, reduciría la perturbación social que se esperaría si la pandemia se asociara con una morbilidad y mortalidad importantes.

Conclusiones sobre si es recomendable el uso de la mascarilla

La falta de consenso sobre la utilidad y eficacia de las mascarillas como barrera de protección y para limitar la transmisión contrasta con otras recomendaciones que forman parte de las estrategias de protección pero que no están bien probadas.

Por ejemplo, es evidente que cualquiera puede desinfectar adecuadamente las superficies que pueden estar contaminadas por un virus a pesar de que no hay pruebas científicas.

Basándose en el consejo de algunos expertos, se cree que el uso de mascarillas en la comunidad podría ayudar a reducir la transmisión.